Siempre se ha dicho que practicar clases de natación aporta grandes beneficios a nuestra salud, y es verdad. Dicho deporte es un complemento fundamental para mejorar las funciones físicas y mentales.  Es recomendable practicar este ejercicio aeróbico porque pone en funcionamiento dos tercios de los músculos del cuerpo. Incluso, ayuda a desarrollar mayor resistencia, flexibilidad, y lo más importante, incrementa la salud del cerebro.

Ademas, la natación es un deporte que se puede practicar a cualquier edad. El aprendizaje es muy sencillo y el riesgo de tener lesiones es bajo. Adicionalmente, es ideal para personas que inician alguna actividad física y es muy completo para deportistas habituales.

En este artículo hablaremos de algunos beneficios mentales y físicos que otorga realizar clases de natación. Si te interesa el tema y quieres especializarte en este deporte consulta nuestro  Curso de Entrenador Superior de Natación, donde podrás conocer la metodología de la enseñanza de la natación, los enfoques y aplicaciones de las actividades acuáticas, y mucho más.

Beneficios de practicar clases de natación

La natación ha crecido como deporte profesional, así como una actividad para mantener una vida sana. Aquí te contamos algunas razones:

Mejora la función del cerebro

Hacer natación no sólo es bueno para el corazón, sino  también para el cerebro. Ayuda a mejorar su función y a reparar las neuronas dañadas. Igualmente, aumenta el flujo sanguíneo, lo que a su vez ayuda a mejorar el estado de ánimo, la memoria, la concentración y ayuda reducir el estrés.

Produce bajo impacto en huesos y articulaciones

Al introducir el cuerpo en el agua, se produce el efecto de flotabilidad, lo que significa que “pesa menos”.  En esta condición no recibe el impacto del asfalto o superficies duras como en otros deportes. De esa forma, las articulaciones se gastan menos y se preservan mejor.

Mayor flexibilidad y elasticidad

Al nadar utilizamos la mayoría de los grupos musculares de nuestro cuerpo, tanto el tren superior como el inferior además de tronco y cabeza. Por lo que las articulaciones están más flexibles y los músculos se tonifican y fortalecen, sobre todo los de la espalda. Podemos decir que la natación es un ejercicio recomendado por los profesionales para quienes sufren hernias o problemas de caderas.

Quema grasas

Según la intensidad con la que se practiquen las clases de natación, se pueden quemar entre 500 o 600 calorías por hora. Por ello es habitual que se incluya en rutinas de personas que quieren bajar de peso.

Optimiza el sistema respiratorio

La natación mejora el consumo de oxígeno. Esto revierte en una mejor circulación de la sangre, ya que disminuye la frecuencia cardíaca. Además, con cada brazada y cada toma de aire, hay un aumento en la resistencia respiratoria.

Con estos beneficios, ¿qué esperas para practicar este deporte?

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies