Con los años, la sociedad ha ido tomando conciencia sobre la importancia de practicar ejercicio para llevar una vida sana. La corriente healthy ha provocado un cambio en una gran parte de la población, ya que cada vez son más las personas que realizan deporte. Hacer ejercicio es saludable si se siguen las recomendaciones y los métodos marcados por un especialista. En cambio, si lo practicamos por nuestra cuenta, tenemos más probabilidades de sufrir los tipos de lesiones deportivas más comunes y que afecten a nuestra salud física.

Tipos de lesiones deportivas

Esguince

Este tipo de lesión deportiva es consecuencia de un movimiento repentino y brusco que afecta a los ligamentos de una articulación. El esguince puede producirse por una distensión, una torsión, un estiramiento excesivo o una rasgadura. Los síntomas más comunes son el dolor, los hematomas, la inflamación y la limitación el movimiento.

Para tratar este tipo de lesiones se debe acudir a un especialista para evitar posibles recaídas y recuperarse al 100%. El profesional analizará la lesión y tratará el esguince según las técnicas y los métodos de rehabilitación que considere oportunos. Dependiendo de la gravedad del esguince, puede ser necesario tratamiento quirúrgico.

Calambre

El calambre es una contracción involuntaria del músculo que suele producirse durante o después de realizar ejercicio. El músculo sufre un espasmo que provoca dolor, se endurece y no es posible relajarlo al instante. Para destensarlo debemos estirar hasta que ceda. El daño suele desaparecer al cabo de unos minutos, pero depende de la magnitud del calambre. Si ha sido muy intenso, podemos notar la zona sensible durante más de 24 horas.

Este tipo de lesión se asocia en primer lugar a la falta de estiramientos antes y después de practicar deporte. Además, el esfuerzo y tensión excesiva del músculo también pueden provocarlo. Otras causas son la falta de azúcar en sangre, la deshidratación o las temperaturas muy extremas. Los músculos más habituales que sufren calambres son los isquiotibiales, las pantorrillas y los cuádriceps.

Luxación

Una luxación o dislocación es una lesión que se produce cuando un hueso se desencaja de la articulación y sale de su posición habitual. Este tipo de lesiones las padecen las personas que realizan deporte de contacto, ya que la principal causa de sufrir una luxación es recibir un golpe o caída.

Los síntomas de esta lesión son dolor agudo, hinchazón, hematoma, deformación de la zona e imposibilidad de movimiento. Es imprescindible visitar a un especialista para que pueda tratar este tipo de lesiones.

Desgarro

El desgarro es una lesión que se produce cuando el tejido de un músculo se estira o se rompe. Los síntomas de esta distinción o rotura son el dolor intenso, los calambres, la dificultad de movimiento, la hinchazón y los espasmos musculares. Estos indicios van acompañados de una hemorragia provocada por la rotura de los vasos sanguíneos. Se debe acudir a un especialista para tratar esta lesión y conocer el nivel de gravedad.

Fisioterapeuta especializado en lesiones deportivas

¿Quieres ampliar tus conocimientos sobre los distintos tipos de lesiones deportivas? Descubre nuestra doble titulación en Máster en Fisioterapia + Máster en Lesiones Deportivas. Con esta formación aprenderás a analizar y diagnosticar las deficiencias físicas y lesiones de cada paciente. Una vez estudiadas, podrás programar los tratamientos de rehabilitación y recuperación oportunos en cada caso. Además, podrás asesorar a deportistas, tanto amateurs como profesionales, y diseñar y preparar sus entrenamientos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies